Únete a mis redes


Población

De

Textos relacionados

En la evolución de la población moronense podemos identificar tres lapsos o períodos claramente definidos, basándonos en el comportamiento de la curva demográfica y sus causas implicantes. Un pri­mer lapso que lo ubicamos entre 1873 y 1920. Este lapso comprende casi medio siglo (47) años y esta signado por un decrecimiento significativo de la po­blación local que se redujo en una cuarta parte (24,8%) si comparamos los años extremos (1873-1920) del lapso señalado. En los censos intermedios del período la curva descendente se acentúa con excepción del último censo donde se observa un leve incremento de la población, pero sin alcanzar su nivel inicial: 1.072 habitantes en 1873.

Es altamente recomendado ver la Categoría Poblacion

Las razones de esta merma en la población pueden explicarse porque va a tener el mismo com­portamiento que ha tenido la evolución general de la población en el territorio nacional. En efecto, la po­blación venezolana para este período lleva un ritmo de crecimiento vegetativo muy lento y a veces, en muchas áreas, regresivo; producto de las precarias condiciones materiales de vida, unido a los deplora­bles medios sanitarios y si a esto le agregamos las constantes guerras o revueltas intestinas como un factor de muerte y ruina económica, se va a configu­rar un cuadro donde la alta taza de mortalidad su­pera, en muchos casos, a la tasa de natalidad. Estos elementos de carácter general de la Venezuela pre-petrolera van a determinar también el status demo­gráfico del área estudiada.

Libromoron-12.jpg

Esta escuálida población rural se va a locali­zar en la margen izquierda de! río Morón, asiento originario de la ciudad, dedicada a las labores agríco­las y de pastoreo, facilitadas por los suelos aluviona­les del área. Otro foco de población se va a encontrar hacia el oeste de Morón, en las riberas de los ríos Salao de Urama y Alparagatón, donde se localizan pequeños caseríos.

El segundo período lo establecemos entre 1926 y 1950 (24 años) y se caracteriza por una curva demográfica ascendente que con excepción del censo de 1941, se evidencia un crecimiento de la población que, aunque su ritmo sigue siendo lento, mantiene una tendencia hacia arriba.

Libromoron-13.jpg

Durante este lapso se va a intensificar la ex­plotación petrolera, Incentivando la creación de polos de atracción demográfica de carácter regional, constituidos por los campos donde se extrae el hidro­carburo y que se van a fortalecer a expensas de las áreas rurales, dando lugar a las migraciones internas. Pero en líneas generales la población nacional se Incrementó considerablemente al Igual que el estado Carabobo en su conjunto:

Esto es motivado a nuevas modalidades so­cio-económicas. Podemos decir que en Morón no existió la presencia de un elemento exógeno que acelerara el ritmo de crecimiento de su población, por lo que esta creció a una tasa muy por debajo de los cánones nacionales y regionales, sin embargo, dicho crecimiento se vio interrumpido, como nos muestra el censo de 1941, por la incidencia de un elemento endógeno: La Malaria. El paludismo no solo detuvo el crecimiento poblacional del área, sino que derivó en endemia que arrasó con grandes contingentes humanos antes de la aplicación del DDT.

Libromoron-14.jpg

El Ministerio de Desarrollo Urbano (MINDUR) nos dice al respeto:

'Antes de este año (...) la población se vio frenada en su crecimiento por las condicio­nes
de insalubridad de la ciudad, y como consecuencia del paludismo que afectó la zona, al punto
que la mortalidad en el dis­trito fue de 30 mil, mientras que la natalidad represento 20 por mil habitantes"

Con el rociamiento del DDT el 2 de Diciembre de 1945 se inicia un período de saneamiento del me­dio ambiente local que va a mejorar las condiciones de salubridad y como consecuencia se inicia a partir del año de 1950 un crecimiento vegetativo normal donde se redujo al 10 por mil, según datos aportados por MINDUR.

La población sigue teniendo un carácter rural y se ubica espacialmente en el mismo territorio del período anterior. Para el tercer lapso (1950-1991) ocurren cambios sustanciales en el territorio moronense. He­mos dicho en páginas anteriores que Morón se con­vierte, por la llegada de la industria, en un polo de desarrollo que va a recibir por la vía de la inmigra­ción a una masa humana atraída por la oferta de em­pleos que produce su parque industrial. Estos grupos de inmigrantes provienen fundamentalmente de sec­tores deprimidos económicamente de los estados de la región centro-occidental: Falcón, Yaracuy y Lara.

Este incremento vertiginoso de la población, es el mayor de todos municipios del estado Carabobo y uno de los más violentos a nivel nacional. En ci­fras absolutas, la década que arroja un mayor margen de crecimiento fue la de 1961-1971, cuando los habi­tantes aumentan en un número de 12.000 a una tasa de 9.04%. Esta abultada concurrencia humana se corresponde con el mayor índice de concentración industrial en la zona, por lo que es lógico que toda esta gente provenga de la inmigración que se tras­lada de sus tierras de origen en búsqueda de mejores condiciones de vida. Sin embargo, es en la década 1950-1961 cuando se obtiene la mayor rata de cre­cimiento, que se ubica en 13,46%, lo cual coincide con la implantación de las empresas más grandes del área, como lo son La Petroquímica y Venepal.

Libromoron-15.jpg

En los últimos 40 años la población continúa aumentando, pero la tasa de crecimiento ha venido descendiendo paulatinamente. Ver gráfico a conti­nuación:

Libromoron-16.jpg

Para las últimas tres décadas la población moronense tiende a buscar cierta estabilidad, sigue creciendo pero a un ritmo más moderado e incluso la tasa de crecimiento decreció entre 1961-1971 a 9,04% y en el lapso 1971-1981 a 6,44% (Fuente APRESUR S.R.L). Las cifras que nos aporta la O.C.E.I. (Oficina Central de Estadística e Informática) en el censo de 1990* calcula la tasa de crecimiento en ese año en un 1.5%, la tasa más baja de todos los muni­cipios del estado Carabobo, sin embargo, la empresa APRESUR, elaboradora del plan de desarrollo urbano local de la ciudad de Morón, estima para el año de 1987 una tasa de crecimiento que supera el 4%.

Al confrontar ambas cifras observamos que existe una diferencia de 2.5% en un lapso de tres años que nos parece bastante considerable. Obviamente debió ocurrir un descenso importante en la tasa de creci­miento, pero no compartimos que se haya reducido en un margen tan amplio en tan poco tiempo. Debe­mos tener claro que los datos suministrados por APRESUR son estimaciones y por lo tanto no son exactas y las ofrecidas por la OCEI no están legitima­das por la aprobación del Congreso Nacional, según el Artículo 19 de la Ley de Estadística y Censos Na­cionales, además la aplicación del último censo fue objeto de cuestionamiento por irregularidades en la recolección de información.

Una de las razones por las cuales ha venido mermando ia tasa de crecimiento de la población moronense, es la reducción en los años posteriores a la implantación industrial, del número de inmigrante que recibía de otros lugares buscando colocación o plaza de trabajo en la zona. No es que no ingresen al municipio sino que no se establecen debido a que ya el auge económico de las empresas y del país, ha cesado; algunas empresas han confrontado inconve­nientes (caso Volkswagen y Planta Centro) y muchas han agotado su capacidad de empleo, por lo tanto se ha visto campar el desempleo en una cifra cercana al 15% en la década de los 90. Se observa gran afluen­cia de gente cuando se realizan las llamadas "Paradas", que son servicios de mantenimiento de las grandes empresas que se dan ocasionalmente y las cuales demandan gran cantidad de trabajadores a destajo que, culminado ei período de la "Zafra", re­gresan a su sitio de origen. Por supuesto, estas "paradas" también favorecen a los desocupados del área.

Estos trabajadores que llegan y se desplazan constituyen una población flotante considerable, y que muchas veces aún teniendo trabajo fijo en la zona no son residentes permanentes sino temporales; tal es el caso de los gerentes, profesionales y técnicos, empleados altos y medios de las empresas petrole­ras, petroquímica y otras; que mantienen su lugar de habitación en Valencia, Caracas, Maracay, etc. Los trabajadores a destajo provienen fundamentalmente de los estados Falcón y Yaracuy.

Igualmente el déficit habitacional y la indisponibilidad de terrenos proclives a nuevos desarrollos sociales, por la limitante de la tenencia de la tierra, son un obstáculo para el ingreso de los grupos hu­manos, por lo que se ha suscitado en el área una demanda de espacio con fines urbanos.

No está demás decir que Morón se ha proyectado como un centro urbano en crecimiento a la par del desarrollo de su sector industrial, la pobla­ción rural ha dado paso a una población urbana en expansión y el espacio agrícola cedió a la actividad industrial, comercial y residencial. Para la década de 1961-1971 el área urbana ocupa el 83,6% del muni­cipio y en el período de 1971-1981 representa el 85,70%.

La distribución de la población en el espacio moronense también sufrió fuertes modificaciones. Hasta 1950 existía solamente el núcleo histórico de la ciudad, ubicado al lado izquierdo del río Morón y ha­cia la parte sur, de donde se interceptan las vías que van hacia el centro del país con las que se dirigen al occidente (La Encrucijada). Este casco antiguo se va a acrecentar hacia el sur, hacia el oeste y noroeste en la década de 1950-1960. Así mismo para el pe­ríodo señalado la empresa petroquímica construyó campamentos residenciales para usufructo de sus empleados y altos funcionarios. Para los primeros se creó la Urb. Colinas de IVP, ubicada al suroeste; y para los segundos se les acondicionó en los terrenos de la playa, al norte, la Urb. Los Gavilanes.

Por el lado derecho del río Morón (hacia el este), en los terrenos de Palma Sola, se va a iniciar en 1957 un plan de desarrollo recreacional y residencial para lo cual se construye una moderna urbanización dotada de todos los servicios y enmarcada entre el mar y la planta ensambladura de vehículos, en terre­nos completamente planos y con un régimen de parcelamiento con diferentes propietarios. Estos trabajos hicieron necesaria la canalización del rio Morón y el cambio trazado de las vías ferroviarias, recuperán­dose así un lote de terrenos anegadizos por el viejo curso del río.

Durante los años entre 1961 y 1971 el con­glomerado urbano se expande vigorosamente con constitución de nuevos barrios y urbanizaciones po­pulares, planificados unos y otros no, hacia el sur se crean las urbanizaciones del Banco Obrero. Funda-morón, Santa Rita, Santa Ana, etc., y hacia el nor­oeste los barrios, las parcelas, San Diego, Barrio Coro, Unión, El Mamón, El Jabillo, Charneca, etc. En este lapso la empresa papelera Venepal hace construir dentro del perímetro del área de la empresa otro campamento habitaciona! para sus trabajadores.

Estos crecimientos se producen con una planificación precaria y otros se dan con cierta espon­taneidad lo que denota en el área un trazado anár­quico y un urbanismo carente de una visión ornamen­tal.

En la actualidad constituye un serio escollo la propiedad territorial del área, concentrada en manos de las empresas públicas y privadas, que no posibi­lita el crecimiento de la población en otro sentido que no sea hacia el oeste, franja que abarca ambos lados de la carretera panamericana en dirección Alpargatón-Urama. Allí se han ubicado barrios y rancherías sin los servicios elementales y en zonas de un relieve inclinado. Entre estos barrios se encuentran: La Cove-tra, La Rosa, 3 de Mayo, José Félix Mora, etc. En otro espacio marginal, hacia el sur, en las faldas de las estribaciones de la cordillera de la costa se localizan los barrios El Dique, Las Amazonas, Barrio Las Coli­nas, etc.

Las propiedades de las industrias y de gran­des extensiones en manos de particulares no facilitan el crecimiento urbano hacia el este del río Morón, en esta parte se encuentran los terrenos de la Volkswagen, Planta Centro y Corpoven y por otro lado las haciendas Harás Morgan y Hacienda la Paragüita.

Tampoco permiten el avance urbano por el norte y nor-oeste, pues, ahí se ubican las tierras de las empresas Cavim, Pequiven, Venepal y la antigua Borsing.

Libromoron-17.jpg

Fuente de este artículo

Libro Morón

Este es un capítulo del Libro Morón del Cronista Alexis Coello

Este Artículo es Propiedad intelectual de Alexis Coello


Recuerda visitar Alexiscoello.com.ve

Allí encontrarás todas las columnas del Prof. Alexis Coello e información adicional.